¿Qué pasa si Trump se niega a reconocer los resultados de la elección?

Si se niega a irse de la Casa Blanca, las fuerzas de seguridad estarían a cargo de echarlo fuera.

 Donald Trump se ha lanzado contra el voto por correo, ya que según el actual presidente, este método resultará en un fraude electoral. Hasta ahora, los intentos de Trump por frenar el voto por correo han sido inútiles. El mandatario estadounidense ha llegado a decir que esta sería «la elección más corrupta en la historia de Estados Unidos», aun cuando la evidencia muestra que el fraude por correo es poco probable.

Sin embargo, el hecho de que Trump anticipe un fraude electoral puede sugerir que en caso de perder contra el Demócrata Joe Biden, el actual presidente podría negarse a reconocer los resultados de la elección presidencial. Además, es importante recordar que el presidente no es elegido mediante el voto popular y que la decisión final está en manos del Colegio Electoral.

¿Y si impugna la elección?

Existen varias posibilidades. Los expertos señalan que Trump podría declararse ganador antes de que se terminen de contar todos los votos, aunque el actual presidente también podría negarse a reconocer los resultados de la elección y tomar acciones legales.

Incluso Joe Biden ha dicho que si Donald Trump se niega a irse de la Casa Blanca, las fuerzas de seguridad estarían a cargo de echarlo fuera.

Según el investigador Jesús Orozco Henríquez: «En la época moderna el cómputo formal de los votos electorales se ha traducido en una función ceremonial, pero el papel del Congreso puede ser decisivo cuando la votación llega a impugnarse». Esto significa que el Senado y la Cámara de Representantes tendrían la decisión en sus manos.

Por otro lado, es importante recordar que la Constitución de 1787 establece que el Congreso es el encargado de contar los votos, «pero ninguna legislación se aprobó para resolver las impugnaciones que sobre el particular surgieran».

Sin embargo, en 1887 se promulgó la Ley sobre Escrutinio Electoral (Electoral Count Act), la cual está vigente «y coloca la primera carga para decidir sobre los votos para electores presidenciales en cada uno de los Estados y requiere la concurrencia de la mayoría de ambas cámaras para rechazar cualquier voto electoral certificado por los Estados. Asimismo, regula el procedimiento para contar los votos electorales en el Congreso».

Henríquez señala que «la Ley sobre Escrutinio Electoral fue un mensaje claro a los Estados en el sentido de que el Congreso no quería atribuirse jurisdicción original en las disputas electorales referente a los electores presidenciales, si bien se reservó el derecho de emitir el juicio final».

¿Por qué es importante que Trump acepte los resultados de la elección presidencial?

A través de la historia política de Estados Unidos, reconocer y aceptar los resultados de las elecciones presidenciales se ha convertido en un deber cívico para el candidato perdedor.

El día de las elecciones, se espera que el candidato perdedor dé un discurso en la noche, en el que le dará las gracias a sus seguidores, al partido y reconocerá que los resultados no le favorecen.

Mientras tanto, el otro candidato usualmente le agradece al candidato perdedor que haya reconocido que las tendencias no le favorecen, ya que de esta manera se asegura que la transición será pacífica.

Aunque la mayoría de las elecciones presidenciales han transcurrido en calma, ha habido ocasiones en las que el candidato perdedor se ha negado a aceptar los resultados de la elección.

El caso más reciente se registró en el 2000, cuando Al Gore aceptó la victoria de George W. Bush la noche de la elección, pero posteriormente impugnó los resultados y peleó para que se contaran los votos en Florida otra vez, hasta que la Suprema Corte le puso fin al conflicto electoral.

Aunque Trump ha dicho que es posible que no acepte los resultados de la elección el próximo 3 de noviembre, la mayoría de los expertos, analistas y académicos creen que es poco probable que se niegue a aceptar la probable victoria de Biden. Por otro lado, los expertos señalan que es casi imposible que Joe Biden se niegue a aceptar la posible victoria de Trump.

No queda más que esperar a la noche de este martes 3, día de la elección presidencial en Estados Unidos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *