Messi, las razones para marcharse del Barcelona

Messi se enfrenta a una de las decisiones más difíciles de su vida deportiva: cumplir el año de contrato que le queda en el Barcelona o continuar su carrera en otro club. El crack argentino maneja gran cantidad de argumentos que pueden hacer que la balanza se incline de un lado o el otro y mientras todo el barcelonismo permanece con la respiración contenida ante la gran decisión de Leo.

La carrera de Messi entra en el tramo final y tiene prisa por completar su carrera con alguna Champions más. Leo quiere formar parte de un proyecto ganador y es lo que lleva tiempo pidiéndole a los dirigentes azulgranas. Este aspecto será fundamental en su decisión final. El problema es que parece complicado que el nuevo proyecto deportivo pueda funcionar desde el primer momento con gente muy joven y recién llegada al equipo. El rendimiento del futuro Barcelona es una incógnita y el crack argentino no puede seguir esperando…

A Messi no le debe haber sentado bien el trato que el club ha tenido con su íntimo amigo Luis Suárez. El uruguayo fue avisado por teléfono por Koeman de que se tenía que buscar equipo. La inminente salida de Arturo Vidal, otro de los jugadores con los que mejor relación tiene en el vestuario, añade mayor relevancia a lo ocurrido a Suárez.

– Una planificación de difícil cumplimiento

Una cosa son los planes que tiene el club para la remodelación de la plantilla y otra es que se puedan llevar a cabo. El club necesita hacer caja y bajar la masa salarial con los jugadores que ha descartado para realizar incorporaciones. Para que llegue Lautaro, hay que encontrar un club dispuesto a abonar 16 millones de euros netos por temporada a Luis Suárez que el próximo enero cumple 34 años. Al uruguayo le queda una temporada de contrato y para salir podría pedir la carta de libertad y que le paguen el año que le queda de compromiso.

Umtiti tampoco lo va a poner fácil porque tiene firmadas tres temporadas más. Más sencillas serán las salidas de Rakitic y Arturo Vidal, aunque parece muy difícil que el Barcelona vaya a ingresar mucho por estos traspasos ya que es su última temporada de contrato. En cualquier caso, el Barcelona se puede encontrar con jugadores con los que no cuenta en la plantilla soportando fichas disparatadas que le puede bloquear el capítulo de fichajes, algo que ya le ha ocurrido al Real Madrid con James, Bale, Mariano, Brahim… Una cosa es decir que no se cuenta con un futbolista con contrato en vigor y otra cosa es que se vaya. Así la anunciada gran restructuración se podría quedar en pequeños retoques por la falta de recursos para incorporaciones.

– Escasa química con la directiva.

En diferentes episodios se ha podido evidenciar un distanciamiento entre Messi y su entorno con el presidente y su Junta directiva. La celebración de las elecciones para el próximo año puede ser un motivo para que Leo prefiera optar por esperar y ver quién se hará cargo del club en el futuro.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *