Estudio revela que jugar videojuegos desde la infancia mejora la función cerebral de adulto

A pesar de que muchas personas sigan diciendo que los videojuegos son “mala influencia” y provocan “actitudes violentas” en las personas, la ciencia continúa destruyendo todos estos mitos con otro estudio donde afirma que jugar videojuegos durante la infancia ayuda a la función cerebral en la vida adulta. 

La Universitat Oberta de Catalunya, institución que dirigió este estudio, encontró evidencia de que jugar videojuegos en la infancia, antes de los 14 años y con al menos dos horas a la semana, parece inducir mejoras en la función cerebral en la edad adulta.

Esta investigación en realidad se propuso estudiar si la estimulación magnética transcraneal, combinada con los videojuegos, tendría un impacto significativo en la función cerebral. Si bien esto resultó ser un fracaso, lo que descubrieron los investigadores fue que jugar videojuegos por propia cuenta generaba un aumento cognitivo en términos de memoria, comprensión espacial y tiempo de respuesta. Sin embargo, lo más interesante que surgió de este estudio fue que las personas que habían jugado durante su niñez pudieron trasladar estos beneficios en su adultez, independientemente de si continuaron jugando activamente.

Estudio revela que jugar videojuegos desde la infancia mejora la función cerebral de adulto

El estudio comparó un grupo de personas adultas que nunca habían jugado juegos cuando eran niños con los que sí lo habían hecho. Una vez elegidos los participantes, registró una línea base de las habilidades cognitivas de cada uno de ellos y luego se asignó a ambos grupos la tarea de jugar a Super Mario 64 durante 1,5 horas diarias durante diez días. Luego, la habilidad cognitiva se midió de nueva cuenta inmediatamente después de este período, y nuevamente 15 días después sin más exposición a videojuegos durante ese tiempo. La decisión de jugar Super Mario 64 no fue cosa del azar, se ha comprobado que este título logra aumentar el nivel de materia gris en el cerebro.

Resultados fascinantes

Una vez hecho estas pruebas, los investigadores quedaron asombrados con los resultados. Al principio, los participantes que no habían jugado de niños puntuaron más bajo en las pruebas cognitivas que los que habían jugado. Sin embargo, rápidamente se pusieron al día y ambos grupos obtuvieron puntajes similares luego de algunas sesiones de Super Mario 64. En otras palabras, jugar de forma activa proporcionó un impulso a aquellos que nunca habían jugado antes, mientras que aquellos que habían jugado de niños aparentemente nunca perdieron este beneficio.

Dado que esta no era la intención original del estudio, todavía quedan muchas preguntas por responder y otras pruebas que realizar.

Reseña: Super Mario 3D All-Stars, tres juegos clásicos de Super Mario se suman al extenso catálogo de Nintendo Switch

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *