EEUU: ¿Y si muere Trump? Estos serían los escenarios

En caso de que el presidente de EEUU falleciera por Covid-19 se abriría un periodo de incertidumbre. La transferencia del poder.

 En caso de que el Presidente de EU, Donald Trump, llegara a fallecer por coronavirus se abriría un periodo de incertidumbre legal ante los diversos claroscuros derivados de la cercanía de las elecciones del 3 de noviembre.

Si bien la Ley de Sucesión Presidencial de 1947 establece que el Vicepresidente Mike Pence es el primero en línea para suceder a Trump en caso de muerte -seguido por la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi-, el escenario es más incierto sobre las consecuencias para su candidatura. 

La elección a la Casa Blanca para elegir entre el republicano y su rival demócrata, Joe Biden, ya comenzó con votaciones anticipadas en diversos estados; el proyecto de elecciones de la Universidad de Florida calcula que hasta ahora 2.2 millones de votos han sido emitidos.

Caso remoto de que Trump falleciera

En el remoto caso que Trump falleciera antes de los comicios, las regulaciones estadounidenses, que varían por entidad, complican al Partido Republicano colocar a un candidato alterno en la boleta, pues descarta que los demócratas en el Congreso accedan a cambiar la fecha.

Dentro del sistema electoral estadounidense indirecto en el que el voto popular no determina al ganador, los votantes en el Colegio Electoral tienen la última palabra sobre a quién respaldar; sin embargo, la maraña de leyes estatales establece diversos candados para limitar a los electores.

Escenario alterno

Un escenario alterno que no puede descartarse, según especialistas, es la incapacidad del Presidente Trump, ya sea temporal o determinada por sus propios subalternos, un escenario que es regulado por la llamada Enmienda 25 de la Constitución y que fue ratificada en 1967.

Según la sección tercera de dicha Enmienda, el Mandatario podría delegar temporalmente el poder a Pence si estuviera incapacitado. Desde 1967, esta sección solo ha sido invocada tres veces, una por Ronald Reagan y dos por George Bush padre tras someterse a anestesia general.

Complicación legal

Una complicación legal, y únicamente dentro del terreno de la especulación, pudiera ocurrir si el Vicepresidente y una mayoría de los miembros del Gabinete invocan la sección cuarta de la misma reforma asegurando que Trump no está en capacidad para ejercer sus funciones.

«Nunca (ha ocurrido) tan cerca de una elección ferozmente disputada. Nunca en un momento tan peligroso como la pandemia actual», señaló Michael J. Allen, profesor de historia en la Universidad de Northwestern.

«La invocación de la Enmienda 25 representaría una crisis nacional incipiente»

Desde su fundación en 1776, EU ha tenido que enfrentar la muerte de ocho presidentes en funciones desde William Henry Harrison en 1841 hasta John F. Kennedy en 1963; en el último caso, el Vicepresidente Lyndon Johnson asumió el poder y un años después ganó la Presidencia en las urnas.

Ayer, la familia y los simpatizantes de Trump intentaban ahuyentar cualquier temor sobre que el Mandatario pudiera estar debilitado, con su hija y asesora Ivanka asegurando que su padre es en realidad «un guerrero» que saldrá adelante.

Transferencia del poder presidencial

El presidente estadounidense Donald Trump anunció el viernes por la mañana que está infectado con el nuevo coronavirus, y pasará varios días en el hospital militar Walter Reed para tratamiento y evaluación.

La 25 Enmienda de la Constitución provee algunas respuestas sobre cómo puede ser transferido el poder presidencial, ya sea temporal o permanentemente. Trump no ha invocado la enmienda en este caso. De hecho, la Casa Blanca dijo que continuará trabajando desde una oficina preparada para él en el hospital.

A continuación, algunas preguntas y respuestas sobre la enmienda:

¿Por qué fue aprobada?

  • Los planes para una enmienda que detallase una sucesión presidencial comenzaron tras el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963. En 1965, el presidente Lyndon B. Johnson prometió en su discurso del Estado de la Unión que propondría “leyes para garantizar la necesaria continuidad de liderazgo si el presidente queda discapacitado o muere”. La enmienda fue aprobada por el Congreso ese año y ratificada en 1967.

¿Ha sido invocada para transferir el poder alguna vez?

  • Sí, algunos presidentes han cedido temporalmente el poder, pero no todos invocaron la 25ta enmienda. Las transferencias previas de poder han sido generalmente breves y ocurrieron cuando el presidente se sometía a procedimiento médico.
  • Sucedió en el 2002, cuando el presidente George W. Bush fue el primero en usar la sección 3 de la enmienda para transferirle temporalmente el poder al vicepresidente Dick Cheney mientras Bush estaba bajo anestesia para una colonoscopía. Bush transfirió de nuevo temporalmente el poder en el 2007 para otra colonoscopía.

¿Y Ronald Reagan?

  • La 25 Enmienda no fue invocada luego que el presidente Ronald Reagan fue baleado en 1981. Reagan transfirió temporalmente el poder al vicepresidente George H. W. Bush mientras se operaba para extirparse un pólipo del colon en 1985, pero dijo entonces que no invocaba formalmente la enmienda.
  • Aunque afirmó estar “consciente” de la misma, indicó que no pensaba que “los redactores de esta enmienda pretendieran que fuese aplicada en situaciones breves como esta”. Bush actuó como presidente durante ocho horas, de acuerdo con un libro sobre la enmienda escrito por John D. Feerick.

¿Cómo funciona?

  • Para transferir temporalmente el poder al vicepresidente, un presidente envía una carta al presidente de la Cámara de Representantes y al presidente pro tempore del Senado, en la que afirme que “no puede ejecutar los poderes y deberes de su cargo”. El vicepresidente entonces se convierte en presidente en funciones. Cuando el presidente está listo para reanudar sus funciones, envía otra carta. El proceso es detallado en la Sección 3 de la mencionada enmienda.
  • La Sección 4 explica qué sucede si el presidente se vuelve incapaz de ejecutar sus funciones, pero no transfiere el poder. En ese caso, el vicepresidente y la mayoría del gabinete pueden declarar no apto al presidente. Ellos entonces le envían una carta al presidente de la cámara baja y el presidente pro tempore del Senado diciéndolo. El vicepresidente entonces se convierte en presidente.
  • Si el presidente vuelve a estar apto para reanudar sus deberes, él puede enviar una carta explicándolo. Pero si el vicepresidente y la mayoría del gabinete están en desacuerdo pueden enviar una carta al Congreso en un plazo de cuatro días. El Congreso entonces tendría que votar. El presidente reanuda sus deberes a menos que dos terceras partes de ambas cámaras digan que no está listo. Esa sección nunca ha sido invocada.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *