Cuestionan compra de ventiladores pulmonares del IMSS

Ingenieros biomédicos –incluida la presidenta de ese gremio–, que de tiempo atrás desarrollan y venden dispositivos médicos, dicen no conocer a la empresa a la que se le adjudicó la compra de 2 mil 500 respiradores por 93 millones de dólares, y ponen en duda que se puedan conseguir tales equipos en medio de la pandemia

Ante la compra de 2 MIL 500 VENTILADORES MÉDICOS que hizo el Instituto Mexicano del Seguro Social para tratar la epidemia de Covid-19, ingenieros biomédicos mexicanos cuestionan el precio y la adjudicación directa a una empresa que no se dedica a vender ese tipo de equipos.

Ingenieros biomédicos dedicados a la venta y producción de dispositivos médicos consultados por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad dijeron que incluso en medio de la pandemia 44 mil 500 dólares por un ventilador, precio al que se pagó el mes pasado cada uno de esos equipos, les parece un precio excesivo.

Más aún, dijeron no conocer a la empresa Levanting Global Servicios LLC que recibió el contrato y tener dudas de dónde vendrían 2 mil 500 ventiladores cuando la industria no está produciendo suficientes y gobiernos de todo el mundo están peleando por ellos.

MCCI publicó que el IMSS adjudicó la compra de 2 mil 500 ventiladores pulmonares el 30 de marzo, por 93 millones de dólares, unos 2 mil 223 millones de pesos al tipo de cambio de ese día. De estos, 500 respiradores de traslado pediátrico costaron 13 mil 450 dólares cada uno, otros mil ventiladores adulto-pediátrico, 29 mil 500 dólares, y por mil equipos más el IMSS pagó 44 mil 500 dólares.

Los documento públicos no dan cuenta de la marca y modelo de los dispositivos, tampoco de cuándo serán entregados. Y el IMSS, cuestionado al respecto, no quiso informar nada más.

Según la página de internet de la propia empresa, ésta se dedica a la infraestructura petrolera y de generación de energía y han sido contratistas de Pemex y Comisión Federal de Electricidad. En su sitio de internet anuncia un convenio con la empresa China National Machinery Import & Export Corporation que, según notas periodísticas, a través de una subsidiaria está produciendo mascarillas.

En ninguna de las líneas de negocio que Levanting Global Servicios LLC publicita en su sitio de internet aparecen los dispositivos médicos.

“No la conocemos, nunca hemos escuchado hablar de ella”, dijo a MCCI Claudia Ávila, ingeniera biomédica consultada. “El mundo de los ingenieros biomédicos es muy pequeño y nadie sabe quiénes son”.

En medio de la pandemia por Covid-19, hay carencia de ventiladores pulmonares en todo el planeta. Los gobiernos pelean por esos aparatos. Ante la crisis del estado de Nueva York, el gobierno chino anunció que enviará mil ventiladores. En Estados Unidos y Gran Bretaña la industria automotriz empezará a producirlos.

Mauricio Covarrubias, director de las empresas Byasis, Idem y Prorent que se dedica a la producción, venta y renta de dispositivos médicos, explicó que la industria de los ventiladores pulmonares está produciendo a su máxima capacidad y que hay una lucha por ellos.

“Para que te des una idea, una empresa en Connecticut, se llama Biomed, hablé con el dueño y me dice que ha recibido en los últimos diez días órdenes de compras de distintos países de hasta 20 mil ventiladores pulmonares, 5 mil del gobierno de Estados Unidos. Le pregunté cuál es tu ritmo de producción y dice ‘nosotros hacemos 200 al mes’”, dijo Covarrubias, que suma 30 años de experiencia en este mercado.

“Otra fábrica en Alemania, DRÄGER la más grande, la más fuerte, tiene comprometida su producción hasta 2021”.

La mayor parte de los ventiladores médicos son producidos en Alemania, Italia, Gran Bretaña y Estados Unidos, aunque China tiene una gran industria, pero según ingenieros mexicanos, es de menor calidad.

Según una nota de la agencia Bloomberg, China tiene una capacidad de producción de 14 mil ventilares al mes.

Ante esto, Covarrubias cuestiona de dónde van a salir 2 mil 500 ventiladores.

“Nadie tiene ese inventario en un almacén, mucho menos en México donde el gobierno nunca compra tanto. Quién sabe qué máquina va a ofrecer porque no dice. No dice marca, modelo y obviamente ellos (la empresa contratada) no son fabricantes. ¿Están actuando como distribuidores o intermediarios?”, cuestiona Covarrubias, cuya empresa está desarrollando un ventilador para producir en México.

“Hay quien es suicida y dice que sí los van a entregar, pero todos sabemos que no es posible, que los fabricantes extranjeros están protegiendo a su propia gente (algunos países han prohibido las exportaciones de equipo médico)”.

Lorena Garza de Allende, presidenta del Colegio de Ingenieros Biomédicos, dijo que su asociación no fue consultada para esa compra –como sí los han consultado para otros temas de dispositivos médicos–, y tampoco conoce qué se está comprando.

“Eventualmente el gobierno nos tiene que liberar la marca, modelo de los productos que se están comprando y a quién se le están comprando. Es algo que debería estar registrado en Compranet, definitivamente”, asegura.

Aunque las licitaciones están suspendidas ante la emergencia, ninguna de las empresas consultadas por MCCI fue llamada a presentar propuestas económicas.

El gobierno de Nueva York, el estado de Estados Unidos con mayor número de contagios, y cuyo mandatario, Andrew Cuomo, ha manifestado su desesperación por la imposibilidad de conseguir equipos y la competencia por ventiladores y material de curación entre gobiernos, incluso estatales, ha pagado hasta 25 mil dólares por ventiladores pulmonares.  En cambio, mil de los 2,500 ventiladores comprados por el IMSS costaron 44 mil 500 dólares cada uno.

“No tengo ni idea qué haga un ventilador de (más de) 40 mil dólares”, dijo Ávila. En promedio un ventilador de excelente calidad y de producción alemana cuesta unos 20 mil dólares. 

Garza de Allende, la presidenta del Colegio de Biomédicos, dijo que 44 mil 500 dólares por un ventilador médico en un mercado con demanda normal sería un precio alto, pero ante la situación mundial podría no estar elevado.

“Podría no ser descabellado el costo. El costo empieza a subir, necesitamos revisar de quién son, quién los está fabricando, el problema es que no tenemos esa información”

Queda además la duda de la calidad de los ventiladores adquiridos. Los ingenieros biomédicos consultados suponen que serán de producción china, pero incluso entre estos hay de muchas calidades y precios.

“Hay anuncios de ventiladores de 100 dólares”, dijo Ávila.

Fuera de emergencia, todo dispositivo médico debe tener un registro sanitario emitido por la Cofepris, pero el gobierno federal levantó el requerimiento y sólo se requiere de ciertas inspecciones para que un ventilador sea comercializado en el país.

“No sabemos qué es, puede ser que tenga registro sanitario (lo que se compró), puede ser que Cofepris haya avalado ese producto, pero no sabemos qué es. Yo confío en que la Secretaría de Salud tiene especialistas muy buenos y que no haya sido una compra nada más por comprar”, dijo la presidenta del Colegio de Ingenieros Biomédicos. 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *