Uno de cada ocho pacientes sufre síntomas prolongados de COVID-19, según estudio