Diseñador inglés recicla mil 500 cubrebocas para crear un vestido de novia