La película de terror tan fuerte que Stephen King no pudo terminar de ver por miedo